Biografia

marzo 25, 2008
Carolina Escobar Sarti
Por: Redacción Cultura
Carolina Escobar Sarti (1960) Escritora, licenciada en letras, tiene una maestría en Literatura Hispanoamericana.
En 1978 ganó el premio por reportaje periodístico en el Festival de Primavera y en el año 2000 le fue concedido el Premio UNICEF a la comunicación. Ha publicado más de 700 artículos en periódicos guatemaltecos, entre ellos Prensa Libre. Además, ha publicado artículos y ensayos en revistas nacionales y extranjeros.
Antes de No somos poetas, publicó los libros de poesía: La penúltima luz (1999), Palabras sonámbulas (2001) y Rasgar el silencio (2003). Ha participado en congresos nacionales e internacionales de literatura y ha sido invitada a leer poesía en países de Europa y América.
Prensa Libre / Cultura. Pág. 73. Guatemala, lunes 6 de noviembre de 2006.
La poesía escrita, escrita por una antipoeta
Carolina Escobar Sarti publica nuevo poemario
Por: Juan Carlos Lemus
Según se vea, ccada signo es por sí solo toda una metalingüística.
Algo así sucedió con las teorías (más bien hipótesis) acerca del tamaño de universo: cuando los científicos encontraron sus propios topes, se los atribuyeron a su objeto de estudio, entonces, afirmaron: “el universo es enorme, pero tiene que tener un fin, por lo tanto, en realidad, hay más de un universo, y varios universos suman un metauniverso”. La profundidad de la existencia es inconmensurable. De igual manera, cada palabra y cada signo de cada palabra tienen su propio universo. Explicar esto es imposible para los científicos, pero es posible para la poesía. Así lo demuestra Carolina Escobar Sarti en su más reciente libro, titulado No somos poetas. “Los poetas somos apenas arqueólogos en oscuras cavernas”, dice. Su libro tiene una filosofía del Ser, inherente tanto a los creadores como al resto de la humanidad. Y en su libro arma una hermosa paradoja: Escobar Sarti crea la poesía negándose a ser creadora de poesía. Contrario a lo común, cuando el poeta pretende que todo cuanto ha salido de computadora o lápiz está destinado al reino de la poesía.
El tono aforístico de No somos poetas lo ubica en un sitial paradójico y privilegiado al que llamaremos la cima profunda, a la cual pertenecen poetas serios (Paz, Borges, Cardoza, etcétera), y que están alejados del berrinche urbano, del soma de cantinas o de la estética por la estética misma. Nos dice, por ejemplo: “En ti poseo todo/ y nada me pertenece”, o bien: Sólo somos tiempo (…) No poetas/ sino duración de lo que cambia/ y se mueve”. Si ha habido antipoesía escrita por poetas, cómo no habría de existir la poesía escrita por una antipoeta.
La escritora hace que los monarcas y los patriarcas se resuman a pobres objetos de su afirmaciones: “Yo confieso (…) que maté al padre. (Firma:) Freud/ (yo confieso) que le copié todo a Freud. (Firma:) Lacan”. Los paréntesis son míos.
Decía León Felipe que los salmos son textos que los poetas dimos en préstamo a los sacerdotes. Efectivamente, la poesía comenzó a ser escrita desde el Génesis, y aún no termina de ser convocada al lenguaje. Esto lo entiende y afirma perfectamente Escobar Sarti cuando dice que el poema es “una carta interminable/ que continúa escribiéndose/ se interrumpe/ (cuando tocan a la puerta)/ pero no termina/ ni después de la muerte/ ni después de pasmosos epitafios/ o soberbios testamentos”.
Su libro -lanza contundente- ha sido parido desde un corazón evidentemente maduro.
Diario La Hora / Editorial Pág. 3. Guatemala, lunes 6 de noviembre de 2006.
Anotaciones literarias y onomásticas
Por: Eduardo Villatoro
Q-La primera vez leí relativamente de prisa. En menos de una hora había terminado la grata tarea. En la siguiente ocasión, la lectura la hice más lenta, despaciosamente, y en la tercera oportunidad fui saboreando las palabras, sumergiéndome en los versos, deslizando mis ojos en cada línea, intentando conocer por qué “los caminantes de antes / transeúntes que recuerdan / el rastro de la carreta / el rumor de letanía / el bostezo de las horas” recorren desvelados los caminos.
Es el más reciente libro de Carolina Escobar Sarti, columnista de prensa; catedrática universitaria; próxima a obtener el doctorado en Sociología, pero sobre todo poeta con varias obras publicadas. El poemario que le será entregado el próximo jueves 9 lo ha bautizado paradójicamente con el nombre de “No somos poetas” bajo el signo de F&G Editores. El acto será a las 7 de la noche en el Centro Cultural de España, 4 Grados Norte.
Como se percibe de inmediato, no soy crítico literario, y de ahí que acudo a algunas percepciones de Pedro Lastra en la contraportada del poemario, quien anota que al leer con creciente fervor el nuevo libro de Carolin, “Eros y Tánatos son las presencias fundantes de este intensísimo y hermoso decir poético. Su escritura poética es una continuidad profundizadora, en cuyo transcurso las palabras del poema crean las vivencias del amor como una condena feliz y melancólica, apasionada y solitaria, que al mismo tiempo son sigilosas anticipaciones de la muerte”.
Carolina advierte que los poetas no son poetas, sino “un pliegue en el rostro del mar / en el cordón umbilical / en la travesía / de tres angostas carabelas”. Pero ella sí es poeta, aunque se empecine en negarlo.
Prensa Libre / Cultura. Pág. 48. Guatemala, miércoles 8 de noviembre de 2006.
No somos poetas
Por: Redacción Cultura
Esta semana, las letras guatemaltecas se enriquecen con la llegada de tres nuevos aportes en cuento, poesía y ensayo…
En poesía, Carolina Escobar Sarti ofrece su cuarto poemario, No somos poetas, cuyos versos han recibido no pocos elogios…
A sus obras La penúltima luz (1999), Palabras sonámbulas (2001) y Rasgar el cielo (2003), Carolina Escobar Sarti suma un nuevo poemario: No somos poetas, editado por F&G Editores.
La intensidad, profundidad y madurez de sus versos, en los que cohabitan Eros y Tánatos como “presencias fundantes”, como escribe Pedro Lastra en la presentación, ponen de manifiesto la estatura intelectual y literaria de Escobar Sarti.
No somos poetas es, en palabras de Lastra, “un libro de y sobre la poesía, el poeta y la palabra poética, esa palabra suya y nuestra, nacida del amor y por el amor”.
Cuándo, dónde
El libro será presentado mañana a las 19 horas en el Centro Cultural de España, Vía 5, 1-23 zona 4, 4 Grados Norte.
Diario de Centroamérica / Cultura y Farándula. Pág.. 13. Guatemala, jueves 9 de noviembre de 2006.
» “No somos poetas”. Un libro de, y acerca de la poesía, el poeta y la palabra poética.
Carolina Escobar Sarti, escritora, poetisa, polémica columnista, catedrática universitaria, ensayista e investigadora social.
Nuevo libro de Carolina Escobar Sarti
Por: Eduardo Gómez
El Centro Cultural de España, F y G Editores invitan a la presentación del libro de la escritora guatemalteca Carolina Escobar Sarti, “No somos poetas”. Un libro de, y acerca de la poesía, el poeta y la palabra poética.
Con los comentarios de Javier Payeras, hoy a las 19:00 horas en el Centro Cultural de España (vía 5 1-23 zona 4, ciudad de Guatemala). Entrada libre.
Del nuevo libro de Carolina, Pedro Lastra comenta: Al leer, con creciente fervor, el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti, uno entra en el mundo de poemas que multiplican y expanden cada vez más su sentido de una manera casi secreta. Eros y Tanatos son las presencias fundantes de este intensísimo y hermoso decir poético. Su escritura poética es una continuidad profundizadora, en cuyo transcurso las palabras del poema crean las vivencias del amor como una condena feliz y melancólica, apasionada y solitaria, que al mismo tiempo son sigilosas anticipaciones de la muerte.
No somos poetas se inicia –como es esperable– con un índice o exposición del orden de los poemas. En efecto lo es, pero esto sólo ocurre en nuestro caso en una primera dimensión; porque en otra, la que cuenta como un acierto mayor, ese texto dispuesto como índice es en verdad, un poema que despliega una incitadora poética en líneas fulgurantes. Son versos de un raro poder de sugerencia por lo que indican como títulos y por lo que se desprende de cada uno de ellos vistos como una suma: Nada menos que una concepción del ser y del quehacer poéticos. En tales versos, que podríamos llamar titulares, Carolina intuyó lo que el gran escritor que fue Felisberto Hernández sentía como “un porvenir poético”, y ese porvenir es la realidad de los sucesivos poemas del libro, entre los cuales hay muchos que también proyectan con plenitud este sentido: “No somos poetas” es un libro de y acerca de poesía, el poeta y la palabra poética, esa palabra suya y nuestra, nacida del amor y por el amor.
De la Autora
Carolina escobar Sarti. Escritora guatemalteca. Con una maestría en Literatura Hispanoamericana, actualmente es candidata al Doctorado en Sociología de la Universidad de Salamanca. Su trabajo profesional incluye más de 25 años dedicados a la docencia, a la comunicación, a proyectos de desarrollo, a la cultura y a la investigación social en diferentes campos. Se desempeña como catedrática en dos universidades guatemaltecas, columnista de prensa y consultora de proyectos.
Además de “No somos poetas”, ha publicado “La penúltima luz” (Ediciones del Pensativo,1999), “Palabras sonámbulas” (Ediciones CES,2000), y “Rasgar el silencio” (Editorial Palo de Hormigo,2003). Ha sido invitada a leer poemas en México, Argentina, El Salvador, Hungría, España, Canadá, Panamá y Guatemala.
A la fecha lleva más de 700 artículos de opinión publicados en las páginas editoriales de los periódicos de Guatemala. En el año 2000 le fue concedido el Premio UNICEF a la Comunicación. También ha publicado varios artículos, ensayos y poemas en revistas y periódicos de Guatemala, así como de Austria, Finlandia, Estados Unidos, México, Nicaragua, Bolivia, Argentina, Alemania y España.
Diario La Hora / Cultura, farándula y más Pág. 21. Guatemala, jueves 9 de noviembre de 2006.
No somos poetas
El libro “No somos poetas” de Carolina Escobar Sarti se presentara hoy a las 19:00 horas en el Centro Cultural de España (Cuatro Grados Norte) con la participación de Javier Payeras y la autora.
El libro es editado por F&G editores y es una búsqueda de la poseía que encamina a la autora por ir creciendo en esta rama de la literatura.
Antes del pie
Nuestra lengua en la sal.
Si volteás
te convertís
en estarua de sal.
De donde, sino del mito.
De donde, sino de la desobediencia.
De donde, sino del mar.
Prensa Libre / Revelaciones. Pág. 59. Guatemala, viernes 10 de noviembre de 2006.
» La palabra de Carolina hace que todo se transforme.
“No somos poetas”
Por: Margarita Carrera
Así se titula el cuarto poemario de Carolina Escobar Sarti. La obra, bellamente editada por F&G, contiene un poema extenso, intenso, mayúsculo, cuyo enigma, cuyo fulgor, se encuentra en el índice que, sabiamente leído, es el primer gran poema en este caminar por el sendero del verbo.
Desde ahí el canto. Desde ahí la afirmación de “No somos poetas/ somos apenas amantes”. Y el amor conduce a la palabra que nos forja humanos: “(Antes de ti/ yo era animal/ ahora soy lenguaje)”. Amor y palabra realizando el milagro al volvernos diversa y fatal especie animal, con ansias de eternidad: hombres y mujeres, con su mágico cincel: “Escritores de epitafios/ en las paredes de la historia”. ¿Qué más se necesita? La palabra de Carolina surgida desde la cumbre, o desde el abismo, desde dentro o desde fuera, hace que todo se transforme. Un nosotros, que es un yo lejano, que es un él o ella, que es un tú amante. Conjugándose una y otra vez Eros y Tánatos, “presencias fundantes de este intensísimo y hermoso decir poético”, al decir de Pedro Lastra (destacado poeta y crítico chileno). Tejedora de símbolos, incansable labor pero en un contento que disipa abulia, con la aguja que desafía, enfrenta y rescata de la muerte, a un ser y no ser Dios-Padre: en medio de citas bíblicas: “En el principio creó Dios los cielos y la Tierra”: Génesis 1-1. Para luego recordarnos que “…el Tiempo está cerca” del Apoclipsis 12:3. “Rodamos palabra/ sobre palabra/ por la orilla del tiempo…” ¿Cuál otro si no, es el oficio del poeta? Rodar palabras como Sísifo llevando a cuestas la piedra hacia la cúspide, sinónimo de vida, pero que, desafiante, insiste en su caída, sinónimo de muerte. Un Sísifo incansable en su divino y cruel destino que forja y recuerda nuestro destino. Y en este ir y venir de palabras se conjuga la eternidad. En medio de todo, el agua de nuestro planeta, el agua de donde surge la vida, el agua que es lluvia, el agua que es río, el agua que es llanto, el agua que es mar: “Agua soy/ que lame el vacío/ en su madrugada/ lluvia que cae, se repliega/ se empoza, inunda,/ se evapora/ y termina siempre/ siendo mar”.
Carolina no se empecina en lo sórdido. Y no porque en lo sórdido no se halle también poesía, sino porque no le va, no le apetece. Está contenta con su fulgor interno, con la luz que irradia, con la palabra sacrosanta que la habita. El regocijo que encuentra en su decir poético nos llega como un viento suave y audaz, un viento que gira en su propia sintaxis, en un ritmo propio, en su música interna. La mayor aventura: ser su propia voz, su propio reflejo en el espejo de la vida que conjuga el amor con la fugacidad del tiempo, del tiempo-amor que nos hunde en lo eterno. Observemos en dónde logra plasmar Carolina sus palabras, en qué lugares precisos y dramáticos: “Escribir/ en la esquina del vértigo/ en el umbral de la puerta/ en la despedida/ en la orilla/ en el cadalso del condenado/ en el patíbulo…” Un escribir que acepta como signo trágico al llevarlo a cabo en “la profundidad del abismo” y en “la obstinada muerte/ de fulgores condenados”.
Nuevamente Carolina Escobar Sarti nos conmueve en su quehacer poético. Nada fácil por cierto. Un quehacer que ha ido forjando y transformando en una obra insólita que la alumbra y nos deslumbra.
Revista D / Prensa Libre Pág. D-29. Guatemala, domingo 12 de noviembre de 2006.
Escobar Sarti: No somos poetas
Al releer, con creciente fervor, el nuevo libro de Carolina Escobar Sarti, uno entra en el mundo de poemas que multiplican y expanden cada vez más su sentido de una manera casi secreta. Eros y Tánatos son las presencias fundantes de este intensísimo y hermoso decir poético. Su escritura poética es una continuidad profundizadora, en cuyo transcurso las palabras del poema crean las vivencias del amor como una condena feliz y melancólica, apasionada y solitaria, que al mismo tiempo son sigilosas anticipaciones de la muerte. Así se expresa el escritor Pedro Lastra de No somos poetas, nuevo libro de la poetisa.
Carolina Escobar Sarti, quien tiene una maestría en literatura hispanoamericana y actualmente es candidata a un doctorado en sociología por la Universidad de Salamanca, es autora de los poemarios La penúltima luz (Ediciones del Pensativo 1999), Palabras sonámbulas (Ediciones CES, 2000), y Rasgar el silencio (Palo de Hormigo, 2003). Columnista de opinión en los periódicos de Guatemala, en el año 2000 le fue concedido el premio Unicef a la Comunicación.
Prensa Libre / Weekend. Pág. 2. Guatemala, viernes 17 de noviembre de 2006.
“No somos poetas”
Recomendados
La poeta guatemalteca Carolina Escobar Sarti presenta sus más recientes poesías en este libro, en cuyas páginas Eros y Tánatos (el amor y la muerte) encuentran un espacio para confirmarse el uno y el otro como complementos de la vida misma. La pluma de esta vate encuentra inspiración en muchas condiciones de la vida diaria, las cuales sublima hasta más allá del arte. Carolina Escobar Sarti, No somos poetas, F&G Editores, Guatemala, 2006, 53 págs.

Hello world!

marzo 25, 2008

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.